Cajamar y la Fundación INCYDE organizaron este foro que contó con la colaboración de la Cámara de Comercio de Murcia, la UCAM, la UMU, la UPCT, el CEEIM y la Asociación de Empresas TIC de Murcia. El emprendimiento tomó el protagonismo en la sala del Teatro Romea para exponer casos reales de profesionales y empresas que han cosechado el éxito en el sector agroalimentario, tanto en España como fuera de nuestras fronteras.

La primera ponencia corrió a cargo de Enrique Shadah, asesor de nuevos proyectos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), quien ofreció algunas fórmulas para incentivar la creación de empresas que apuesten por la innovación tecnológica, una innovación que según él se compone de invención y su posterior uso. Desde su punto de vista, el hecho de emprender se tiene que entender como un deber cívico, ya que la economía a largo plazo va estrechamente ligada al emprendimiento.

El sector agroalimentario fue cobrando importancia a medida que avanzaba el programa, y contó con un férreo defensor en la figura de José Luís Munuera Alemán, catedrático de Comercialización e Investigación de Mercados.

El profesor de la Universidad de Murcia presentó ante todos los asistentes el proyecto que dirige, el Ecosistema de Innovación de la Región de Murcia, que se compone de un grupo formado por veinticinco personas, repartidas entre el mundo de la empresa, el sector de la administración y el de las universidades y que trabaja para conseguir unos niveles de investigación y desarrollo similares a los de la Unión Europea. «Queremos que Murcia alcance en el año 2030 al menos el 2% del PIB en materia de desarrollo», afirmó José Luis Munuera.